La moda de las vacaciones solidarias

(…) Aparentemente tu comportamiento es inofensivo, pero cuando te vas de vuelta a casa los de allí sufren (sufrimos) la influencia de estos campos de trabajo y vacaciones solidarias, y también los extranjeros que pasan por allí después. Toca recoger lo que se ha sembrado, para bien o para mal, y si bien también hay cosas positivas, el impacto de lo negativo no tarda en dejarse ver y predominar. (…)