Ni de aquí, ni de allí, ni de ninguna parte…

carcel

Intentó volver para quedarse.
Muchas veces.

Analizaba todo como buscando un “algo” que le diera sentido a estar allí. Cualquier cosa. Se agarraría a un clavo ardiendo con tal de poder quedarse. Pero el querer era más fuerte que el poder.
Su gente le daba sentido. Ellos. Él.
Las risas fáciles y las conversaciones estúpidas.

Pero el sinsentido de los días se volvía a apoderar de su frágil cuerpo que se dormía derramando una lágrima y despertaba ahogado en llanto.
Le dolían hasta el colchón, las sabanas y el corazón.

Un cálido ronroneo la consolaba pronto, y continuaba la lucha por reaprender lo olvidado para sobrevivir allí, en el mundo “civilizado”, entre sonrisas vacías e insatisfechas, entre la creciente confusión del “ser” con “tener”, entre las ansias de poder y protagonismo.

En la calle, le chirriaban las conversaciones habituales en un perfecto español al que ya se había deshabituado. Penetraban en su cerebro aun no queriendo prestarles atención: “he cogido peso”, “no sé qué ponerme”, “me voy a comprar… Comprar. Comprar. Comprar. Comprar….”

Cada vez le costaba más aceptar algunas cosas. Se volvió algo radical. A la televisión. Al postureo. Al discurso político de siempre. Al nuevo concepto de inteligencia y la guerra de cerebritos con lecciones aprendidas de memorieta en aulas carentes de empatía, educación emocional y supervivencia en sus contenidos didácticos.
A las ansias de competitividad por engordar la carpeta de títulos “inútiles” en manos de gente con muchos apuntes y poco experiencia.

A su propia culpa por el bostezo que le provocaban la mayoría de conversaciones a su alrededor. Soñando despierta con otros aires.

Paseó arrastrando sus pies pesados por el insoportable asfalto.
Esos pies cubiertos, que añoraban sentir el contacto de la cálida tierra africana.
Hundió las manos en los bolsillos de su pantalón y minúsculos granos de arena naranja se habían aferrado a él, resistiéndose a la lavadora y al olvido. Ahogando una lágrima, un desesperado “tighoratin*” salió con fuerza de su garganta, atrapado entre edificios, serpenteaba buscando horizontes infinitos donde resonar y extenderse lejos, donde alguien lo oyera y se uniera sin explicaciones, en vuelo libre a través del viento, del mar y de las fronteras,
sin ser ya, ni de aquí, ni de allí,
ni de ninguna parte.

 

* Tighoratin -en tchelhit-: (zaghareet en árabe) Es una ululación o grito propio de la cultura bereber y árabe aunque también se usa en otros países como India.
Consiste en emitir un sonido largo y agudo con la garganta y a su vez, haciendo rápidos movimientos con la lengua de un lado al otro del labio superior se consigue un sonido ondulante, como si dijéramos “lililili”. Hoy día se usa especialmente como grito de celebración y/o reconocimiento, pero también puede representar un lamento o grito de guerra.

Aquí un ejemplo:

Anuncios

4 comentarios en “Ni de aquí, ni de allí, ni de ninguna parte…

  1. Pingback: En el blog de: Nomadeando ando… | Nomadeando ando... por Marruecos

¿Te gustó? Deja tu huella! Comenta o comparte :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s