Ruta transahariana Atlantica: Cuando un viaje fluye nada mas empezar

ruta transahariana AtlanticaNo es la primera vez, y espero que tampoco la ultima, que las casualidades se suceden para que un viaje comience fluyendo desde el principio.
Después de algunas semanas de contratiempos varios que han retrasado nuestra salida, al fin hemos logrado reunirnos los 3 en Casablanca para partir dirección Senegal a través de la ruta transahariana Atlántica.
Nuestro objetivo es conocer Senegal y Gambia, pero queremos hacerlo atravesando el Sahara Occidental y Mauritania, en una ruta que nos permitirá introducirnos poco a poco en la parte más occidental del Gran Sahara, y ver sus cambios y contrastes a medida que avanzamos.

Con todos los contratiempos que se nos presentaron hemos ido bastante relajados con el tema “visados”, pero ante las numerosas advertencias de que tratáramos de obtenerlos con antelación, hemos solicitado el pre-visado a Senegal on-line, y no nos quedó otra que presentarnos en la embajada de Mauritania en Marruecos, para tratar de obtenerlo allí.

A pesar de las buenas intenciones de levantarnos temprano, trasladarnos de Casablanca a Rabat lo antes posible y arreglar el papeleo necesario para salir esa misma noche de viaje, no conseguimos más que llegar en el preciso momento que se disponían a cerrar la ventanilla de atención, a la entrada de la embajada Mauritana, con la única instrucción de que volviéramos al día siguiente por la mañana temprano, o que lo arregláramos directamente en la frontera.

– ¡Genial! ¡Hemos venido a Rabat para nada!

Pero como nunca “nada” es “para nada”… Cuando casi nos íbamos, se nos acerco un chico para preguntarnos si íbamos hacia Mauritania. Nos ofrece su coche para llegar hasta allí. No quiere dinero, solo compartir los gastos del viaje, compañía, y turnarnos en la conducción.
Ya está! ahí estaba la explicación: habíamos ido a Rabat, solo para conocer a Khali.
KhaliKhali es un chico Mauritano que vive y trabaja en Suiza. Siempre que puede viaja a Mauritania para visitar a su familia, y en esta ocasión tuvimos la suerte de toparnos con él, por lo que, 3 horas después, tras pasar por Casablanca para recoger nuestras cosas, ya andábamos rumbo Mauritania en un cómodo y espacioso Wolkswagen Sharon.

Anuncios

¿Te gustó? Deja tu huella! Comenta o comparte :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s